Qué hago si la gestiones de cobranza no dieron resultados?

Si ya agotaste todos tus recursos de cobranza y NO te pagaron…te tenemos una buena noticia, pues algo se puede recuperar con los famosos Certificados de Incobrabilidad.

El contexto…

Ante la existencia de una deuda, hay diversos medios para obtener el pago por parte del deudor: Así, se puede intentar primeramente una cobranza preventiva, luego una cobranza extrajudicial, y cuando ello resulta ineficaz e insuficiente, sólo resta optar por la cobranza judicial.

Sin embargo, la cobranza judicial no siempre resulta del todo efectiva, ya que el éxito de ella depende de múltiples factores, tales como la solvencia del deudor, la existencia de bienes suficientes del deudor para poder rematarlos y pagarlos con el producto de remate, la concurrencia de uno o más acreedores que estén tramitando su propia cobranza judicial, o la liquidación voluntaria del deudor en trámite conforme a la Ley 20.720.

En esta situación, se podría pensar que el acreedor queda totalmente desamparado frente al crédito que no logró cobrar, y es en este contexto, que adquiere relevancia el certificado de castigo.

Para qué sirven?…

Los certificados de castigo tienen por objeto acreditar, ante el Servicio de Impuestos Internos, el hecho de haberse agotado todas las instancias de cobro de una deuda (es decir, dar constancia que se trata de una deuda incobrable o deuda castigada), con el fin de deducirlos como gastos frente a la renta líquida imponible de primera categoría, tal como indica la Ley de Impuesto a la Renta en su Artículo 31 inciso 4°.

Cuáles vendrían siendo los requisitos?…

En términos generales, para emitir un certificado de castigo es necesario que:

  • El crédito incobrable provenga de operaciones relacionadas con el giro del negocio: Es decir, que el crédito provenga de una actividad relacionada con el giro o actividad económica de la empresa acreedora y que se halle sujeto al régimen del impuesto general a la renta.
  • Que el castigo de dichos créditos incobrables haya sido contabilizado oportunamente: Los créditos incobrables deben, para estos efectos, estar registrados en los libros contables de forma clara y precisa, es decir, debe constar en un comprobante de contabilidad que exige como menciones mínimas: 1) Individualización y RUT del deudor; 2) Documento y fecha que dio origen a la obligación impaga; 3) Detalle del servicio o actividad en la que se funda el crédito; 4) Monto del crédito castigado por el deudor; y 5) Monto total de todos los créditos castigados, los que deben estar contabilizados. Cabe hacer presente, además, que los contribuyentes que deseen imputar los créditos incobrables como gasto tributario deben llevar un “Registro Tributario de Castigo de Deudas Incobrables”, respecto del cual la Circular N°24 del año 2008 del Servicio de Impuestos Internos, regula sus exigencias mínimas.
  • Que respecto de ellos se hayan agotado prudencialmente los medios de cobro: En este sentido, el Servicio de Impuestos Internos hace una distinción dependiendo el monto de la deuda:
  1. Créditos incobrables inferiores a 10 UF. En este caso, basta con haber realizado cobranza extrajudicial.
  2. Créditos incobrables superiores a 10 UF e inferiores a 50 UF. Al igual que el caso anterior, basta la cobranza extrajudicial.  
  3. Créditos incobrables superiores a 50 UF. En este tramo, el Servicio de Impuestos Internos exige haber efectuado cobranza extrajudicial y judicial (es decir, haber requerido el cobro de la deuda ante tribunales de justicia). En el caso de requerir un certificado de castigo para este tramo, éste debe ser extendido por el abogado habilitado patrocinante de las causas de cobranza judicial.

Cuál es el beneficio?…

Cumplidos todos los requisitos anteriormente señalados, la empresa acreedora que logrará obtener el certificado de castigo o incobrabilidad, logrará deducir dicho gasto tributario en la determinación de renta líquida imponible de primera categoría.

Si necesitas asesoría gratuita ¡Contáctenos directo en el chat!
Te ayudamos a recuperar el dinero de manera simple y transparente a través de un proceso de cobranza extrajudicial y judicial, todo en línea desde CobranzaOnline.cl